El teatro Calderón de Valladolid está considerado uno de los mejores de España. Fue inaugurado el 29 de septiembre de 1864 en lo que fuera el palacio Del Almirante de Castilla, propiedad del duque de Osuna y que fue totalmente demolido para levantar el teatro.
Arquitectónicamente el edificio es clasicista y en su interior la sala es en forma de herradura con decoraciones de Augusto Ferri, famoso escanógrafo de la época.

El paso de los años y los costes de mantenimiento pasaron factura al edificio que tuvo que cerrar hasta el 9 de abril de 1999 que fue reinaugurado por la Reina Doña Sofía. La reforma del edificio se centró en el escenario, la mejora de la distribución del espacio del edificio y la sala principal.

Tanto antes como después de su reinauguración han pasado por su escenario las más prestigiosas compañías tanto teatrales como de danza.