Amigos de los Teatros Históricos de España  (AMIThe) denuncia el progresivo abandono por propietarios, arrendatarios y Ayuntamiento de Madrid, que ha conducido al cierre de uno de los teatros históricos más interesantes desde el punto de vista artístico y arquitectónico como es el Teatro Calderón de Madrid.
AMIThe  exige al Ayuntamiento, dada la protección de nivel 1 que tiene este bello edificio de 1917, que obligue a la propiedad, la Promotora Inversiones Rialto SL, dueña también del Teatro Rialto de la Gran Via,  a realizar las obras externas e internas que aseguren la viabilidad en materia de seguridad del Teatro Calderón, así como la rehabilitación de su preciosa fachada.  Amigos de los Teatros Históricos de España insta al Ayuntamiento a realizar por sustitución esas obras, repercutiendo a la propiedad su coste.
Esta Asociación considera urgente el afrontar estas obras no sólo por la seguridad interna y externa de uno de los edificios más bellos de Madrid, sino especialmente por reanudar la actividad teatral de uno de los escenarios de más solera de Europa y artífice de momentos inolvidables del teatro lírico y musical de España.
AMIThe lamenta el silencio que las administraciones que deben salvaguardar la protección interna y externa del edificio, principalmente Ayuntamiento y Comunidad,  han mantenido durante estos años en los que se ha asistido al deterioro de fachadas, elementos de ornamentación o incluso el bello fresco pintado en su bóveda, permitiendo el arranque de butacas para espectáculos de cabaret o el abandono progresivo de instalaciones protegidas del teatro.

 

HISTORIA DEL TEATRO

El 18 de junio de 1917 se inauguró el Teatro Odeón, hoy conocido con el nombre de Teatro Caser Calderón. Es, seguramente, uno de los edificios más bellos del centro de Madrid, tanto por su arquitectura exterior como por la decoración del interior.

Fue proyectado por el arquitecto Eduardo Sánchez Eznarriaga. Las vidrieras del vestíbulo son de Maumejean y las pinturas de la sala de Demetrio Monteserín. Ocupa parte del solar del antiguo Convento de los Trinitarios.

Un año después de su inauguración pasó a manos del Centro de Hijos de Madrid, y comenzó a ser conocido como Teatro del Centro. Volvió a cambiar de propietario y de nombre en 1927. Siendo propiedad del Duque del Infantado pasó a ser llamado Teatro Calderón.

Por su gran aforo, más que por las condiciones técnicas del escenario, ha sido durante casi toda su historia un teatro para espectáculos líricos. Durante la II República fue teatro de ópera y tras la Guerra Civil fue el escenario predilecto de los artistas de la copla andaluza y de la Revista.

La zarzuela también ha sido una constante de su programación. También fue sede de la Orquesta Sinfónica de Madrid.

En los últimos años se han programado regularmente grandes espectáculos musicales nacionales e internacionales. Entre otros muchos espectáculos, en el Teatro Caser Calderón se han estrenado producciones como: Mata-Hari (1983), Mamá, quiero ser artista (1986), Carmen, Carmen (1988), Hello Dolly (2001), We Will Rock You (Queen) (2003), A, Musical de Nacho Cano (2009), The Hole (2011-2012), SOAP – The Show (2012)…

En la actualidad, gracias a la nueva configuración del patio de butacas (sustituidas por mesas y sillas), el Teatro Caser Calderón se ha convertido en un Club en el que se puede tomar una copa o cenar mientras disfrutas del espectáculo, en un espacio moderno y diferente en el centro de Madrid.

Además hay una heladería en el hall, única en el mundo, que convierte al teatro en un espacio abierto todo el día. (Pincha aqui para saber más)