El Teatro Real Coliseo de Carlos III de San Lorenzo de El Escorial fue construido en el siglo XVIII y es el único que mantiene la tipología del teatro de este siglo intacta, de ahí que sea uno de los más antiguos teatros cubiertos conservados en España.

La construcción comienza en 1771 y al año siguiente estaba ya terminado. El edificio histórico tiene planta rectangular con una sala en forma de «U». Posee dos niveles de palcos sobre los existentes en la planta baja y entre estos últimos y la plataforma de la planta hay un nivel intermedio de asientos corridos.

Tras diversas acontecimientos sufridos a lo largo de su existencia, este edificio histórico es restaurado y rehabilitado en 1975 salvándolo del derribo. Su reinauguración tiene lugar en 1979.

Esta restauración, realizada en su interior con un criterio muy respetuoso con la historia del edificio, se complementa co la construcción de un foso para la orquesta, vestuarios, camerinos y otras instalaciones relacionadas con las funciones teatrales y un ambigú-cafetería.

El Teatro tiene que cerrar de nuevo sus puertas en 2006 para afrontar nuevas obras de acondicionamiento que mejoren la seguridad y el funcionamiento general.

En diciembre de 2010, el Real Coliseo de Carlos III renace, renovado, con el objetivo de llevar a cabo la función para la que fue construido en 1770, la de hacer posible la ilusión y la emoción del teatro.