Luto por el rey Arturo
 
Arturo Fernández, como deben hacer los grandes reyes, no ha abdicado, ha muerto siendo rey
de la escena. Solo le ha faltado morir encima de las tablas. De haberle dado esa elección,
hubiera preferido morir de un infarto fulminante sobre el escenario de un teatro como el Circo
de Albacete, mientras que pronunciaba delante del público, que lo idolatraba, su famosa:
“chatina”.
Con la muerte Arturo Fernández se rompe aquel molde del que estaban hechos los actores de
raza, cuya escuela fueron las tablas de todos y cada uno de los teatros y escenarios de España.
No habrá dejado de pisar ninguno de ellos. No hay feria de nuestro país donde no se haya
anunciado este Arturo Fernández.
Se nos van yendo uno tras otro. Una generación de irrepetibles: Arturo, Pepe Isbert, Tony
Leblanc, Camoiras, Codeso, Zorí, Santos, Lina Morgan, Larrañaga, Rivelles, Rafaela Aparicio,
Agustín González, Landa, Maria Isbert, Isabelita Garcés, Florinda Chico, Saza, la Carrillo, Aurora
Redondo, Angel de Andrés, y un largo etcétera de grandes de la escena o de la pantalla. Una
generación de irrepetibles o imprescindibles que con solo anunciarse reventaba la taquilla. No
queda Fernandez D´Ocón, María Luisa Merlo, Gema Cuervo, Galiana, Blanch o los hermanos
Gutiérrez Caba.
Pero Arturo ha reinado hasta el último aliento. Yo le vi hace unos meses, con casi 90 años, en
las tablas del Teatro Amaya con “Alta Seducción”. Me dejó boquiabierto. Arturo Fernández en
estado puro, me dije. Mientras que a esa edad muchos de los de su quinta, se quejan en
geriátricos o residencias de articulaciones y otros dolores o se meten medicamentos hasta en
vena, él hacia un ejercicio de entrega y amor por el teatro en el escenario. Se tiraba al suelo, se
quitaba los pantalones, cortejaba a la actriz, hacía reír y llorar al púbico, sin un taco, sin una
expresión malsonante, tan elegante su teatro como sus trajes embutidos en esa percha de
esqueleto y carne que le regaló Dios.
Arturo defendió el teatro de masas, el de las dos funciones diarias con las entradas vendidas,
el teatro de gira y provincias, el teatro de actor y empresario a la vez, el que no se plegaba la
subvención pública de muchos teatros públicos. Su escuela fueron las tablas. Fue el rey del
teatro popular, pero demostró saber y decir el teatro como pocos. Ahí está su “Tenorio” con
Boadella. Pero también supo decirnos lo que es el cine con una soberbia interpretación en el
papel de malo, malísimo, de “El crack 2” del gran Garci. Sin olvidar su “Trúhanes”, delicioso con
Paco Rabal y la dirección delicada de Miguel Hermoso. A mí me encantó Arturo también en
un film en blanco y negro con ese monstruo llamado Alberto Closas: “Distrito quinto”.
Tuve la suerte de tratarle y conocerle. Arturo Fernández forma parte de la historia de AMIThE
(Amigos de los Teatros históricos) al recoger en 2003 y en el Teatro Circo de Albacete, el
prestigioso premio nacional de teatro Pepe Isbert, que entrega mi asociación. En su honor
tiene haber sido el primer actor en recibirlo en las tablas de Teatro Circo de Albacete, pues
hasta 2002 no se produjo la reinauguración de este coliseo, considerado el teatro circo
operativo más antiguo del mundo. 
Hasta la edición de Arturo Fernández, el premio Isbert, que había nacido para concienciar a
España de la no pérdida de este emblemático espacio teatral y reconocer trayectorias
extraordinarias en los escenarios, había sido entregado en diversos espacios de Albacete como
el Teatro de la Paz, Auditorio Municipal o Cine Capitol, pero nunca, hasta que llegó Arturo
 
Fernández, en el propio Teatro Circo, que recientemente había sido inaugurado por la Reina
Sofía. 
Estuvo simpático, cercano, pero sin perder su sitio. Elegante en el estar, en el vestir y en el
decir. Tenía un magnetismo especial. Con solo anunciarse, llenó el solo un teatro de más de
600 localidades. No olvidaré que acabado el acto, no quiso cenar nada. Se cuidaba hasta el
extremo. Le acompañé al Gran Hotel de Albacete, embutido en su gabardina de paño inglés.
Fuimos charlando del teatro, de los escenarios cerrados en España. Invitó a su mujer a que nos
acompañara a tomar una copa. Él lo tenía prohibido. Las últimas palabras del actor asturiano
fueron: “disculpadme, yo ahora me meto en una bañera durante una hora. Tengo que cuidar
de Arturo Fernández”. Genio y figura.
Ese era Arturo, el rey Arturo que ahora despedimos. Un hombre que amó su profesión, hasta
sacrificar a la persona por el personaje. Murió como los grandes, con las botas puestas y
pisando un escenario. Solo le faltó morir en escena, y mira que lo intentó haciendo teatro a los
90 años.
Si España tuviera ese título de los ingleses, Arturo hubiera muerto como un Lord, como un Sir
Fernández.
La profesión está de luto. Las candilejas se han apagado. Los trajes para cada función están
colgados para siempre. El personaje ya actúa en ese escenario eterno, inmarcesible, celestial,
cuyo empresario es Dios padre, en quien creía. Fin de la primera parte. Descanso eterno para
el rey Arturo. El teatro continúa.