La falta de mantenimiento deja huella en la pared exterior de la calle Madrid, con desconchones, suciedad y telarañas.
diarioinformacion.com

Desconchones, suciedad y telarañas son algunos de los desperfectos que presenta una de las fachadas laterales del Teatro Chapí de Villena. El frente de la calle Madrid se encuentra en un lamentable estado de deterioro que contrasta con la fachada principal y el otro lateral del edificio en perfecto estado. El paso del tiempo y la falta de mantenimiento de esta zona han dejado una horrible huella en uno de los emblemas de la cultura villenense.

La pared exterior de la calle Madrid es la hermana pobre de un edificio catalogado con un nivel general de protección y que sufre los daños de un interior deshabitado durante años y que se ha dejado a su suerte, esperando que la segunda fase del Conservatorio Municipal de Música llene sus salas. Además, se teme que el deterioro exterior deje entrever el lamentable estado interior del ala derecha.

No es la primera vez que el grupo municipal del Partido Popular de Villena pide que se ejecute la segunda fase del Conservatorio en el Teatro Chapí, que incluye el ala derecha del inmueble y la fachada que linda con la calle Madrid. La primera fase de la escuela de música se puso en marcha el año pasado en la parte izquierda del teatro.

La concejala de la oposición, Margarita García-Galbis, ha señalado que «sabiendo el deterioro en que se encuentra esa parte, y especialmente la fachada, consideramos que mantener la buena imagen exterior del teatro y consolidar su estructura interior sería apostar por la cultura, pero también por el turismo de la localidad, dadas las miles de personas que pasan a lo largo del año».

Hasta el momento, el problema detectado en el Chapí es más de estética que de una posible situación de peligro para los centenares de vehículos que cada día cruzan la calle Madrid, una de las vías de salida del casco urbano.

El Teatro Chapí es uno de los edificios municipales más relevantes de Villena, que fue reinaugurado en el año 1999 y que a día de hoy se ha convertido en un referente cultural en el ámbito local, provincial y nacional.

Sin embargo, los desperfectos de la fachada de la calle Madrid, aunque dan una pésima imagen del edificio no influyen en el desarrollo habitual, ni en la programación de un teatro que abre sus puertas casi todos los fines de semana del año. De hecho, el próximo 1 de enero el interior del teatro se vestirá de gala para el concierto de Año Nuevo de la Orquesta Sinfónica del Teatro Chapí, que consta de dos partes. En la primera se interpretará «Cuadros de una exposición» de Músorgski (1839-1881) mientras que en la segunda se escucharán las polkas y valses de Jachaturián, Delibes, Chaikovski y de la familia Strauss.