elperiodic.com, 18/2/2013

El President de la Generalitat, Alberto Fabra acompañado de la Consellera de Cultura, María José Català, y el Presidente de la Diputación, Javier Moliner, han asistido al acto de inauguración de las remodeladas instalaciones del Teatro Payà de Burriana.

El Equipo de Gobierno, presidido por el Alcalde de la ciudad, José Ramón Calpe, así como diversos miembros de la sociedad y colectivos, asistieron a este acto en el que la soprano burrianense Minerva Moliner realizó una actuación en directo.

En el acto de inauguración se ha mostrado una placa conmemorativa y el President ha dirigido unas palabras en su discurso centradas en la necesidad, por parte de las administraciones, de apoyar de forma constante proyectos relacionados con la cultura. Asimismo, Fabra ha sido tajante a la hora de manifestar su apuesta por la educación, como principal peldaño de la sociedad.

Por su parte, el Alcalde de Burriana, José Ramón Calpe, ha hecho mención al apoyo de las administraciones así como ha destacado el importante calado social que tiene el Teatro Payà en la sociedad burrianense. Ya desde que fuera el Oberón, las instalaciones del Payà han sido epicentro de eventos significativos tanto para la cultura como para las tradiciones y en general la vida social de Burriana. De modo que el hecho de que finalmente la ciudad disponga de estas renovadas instalaciones supone la puerta abierta a la acogida de eventos de importante prestigio.

Cabe señalar que el teatro Payà se inaugura tres meses, aproximadamente, después de que abriese las puertas por primera vez, tras las obras de remodelación de la infraestructura.

Las obras de remodelación dieron comienzo después de que el uno de abril de 2010 la empresa adjudicataria del proyecto, Dragados S.L., firmara el acta de obra cuya ejecución conformaba un presupuesto valorado en 4.998.409,30 euros, IVA incluido, dentro del Plan Confianza, por parte del gobierno de la Generalitat.

Las obras fueron avanzando con los plazos previstos, sin embargo el 7 de septiembre de 2011 fue presentada en el Ayuntamiento la instancia de paralización de las obras por parte de Dragados S.L. por la deuda que el gobierno autonómico tenía con dicha empresa, valorada en 2.298.000 euros en concepto de las certificaciones de los meses de febrero a junio de 2011.

En el mes de mayo, el gobierno autonómico reconoció la deuda y en menos de dos meses se retomaron los trabajos, que finalizaron en el mes de noviembre.

Las tareas de remodelación de esta infraestructura, culturalmente significativa para la ciudad, contemplaban la reforma integral del edificio, manteniendo la estructura base del teatro, la platea y el anfiteatro. Se modificó la ordenación de las filas con la instalación de un total de 800 butacas.

La sonorización, la estética con la restauración de los dos cuadros así como la renovación total de ambas fachadas, utilizando azulejo, son algunas de las pautas que ha seguido el proyecto de renovación.