EFE, 18/7/2013

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado hoy la declaración como Bien de Interés Cultural el Teatro Circo de Albacete, uno de los seis edificios de sus características construidos en el siglo XIX que quedan en el mundo.

El consejero portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Leandro Esteban, ha informado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de esta distinción, porque el Teatro Circo de Albacete «es uno de los símbolos arquitectónicos de la capital albaceteña» y ha sido «un anhelo importante de la ciudad».

El Teatro Circo de Albacete, inaugurado en 1887, ocupa una localización céntrica en la ciudad y, según ha valorado Esteban, es un edificio con una dualidad en su espacio, ya que puede albergar tanto representaciones teatrales y como espectáculo de circo.

Esta circunstancia hace que sea «casi único en España» y «uno de los seis existentes del siglo XIX en todo el mundo».

De este modo, ha recalcado Esteban que la declaración de BIC, en la que se hace mención y se preserva su singularidad arquitectónica, responde «fundamentalmente a un clamor popular, a una idea clara de los ciudadanos de Albacete, de intentar dar el mayor reconocimiento y rango de edificio».

«Es un edificio muy importante y, desde el punto de vista simbólico, es uno de los espacios más singulares de España», ha concluido Esteban.

Por otro lado, también ha informado de que se ha dado el visto bueno a la aprobación de una resolución para conceder una subvención directa, por importe de 10.000 euros, a la Asociación Víctimas del Terrorismo.

Esta subvención cumplirá con un triple objetivo, por un lado la sensibilización sobre los valores democráticos; por otro, rendir homenaje y dar el reconocimiento que merecen a las víctimas del terrorismo y, por último, prestar apoyo asistencial y directo a las víctima «dando cobertura a necesidades que no hayan sido asumidas».

Por otra parte, el consejero ha subrayado la importancia de la firma del VII Convenio Colectivo del personal laboral de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha con los sindicatos UGT, CCOO y CSIF, que regula a 7.250 empleados y «blinda» a 5.400 trabajadores fijos ante posibles Expedientes de Regulación de Empleo (EREs).

Ha destacado que se trata de un acuerdo «bueno» y «muy importante», porque «aporta la estabilidad en el empleo», y ha valorado el «esfuerzo por parte de todos» para alcanzarlo.

En este sentido, ha resaltado que este esfuerzo «se ha traducido en la cesión por todas las partes», lo que «dota al acuerdo de mayor importancia», en «un momento de extremada dureza».