La Asociación Nacional de Amigos de los Teatros Históricos de España (Amithe) lamenta profundamente la desaparición de una las figuras clave del siglo XX  del cine y del teatro popular español, como fue la gran actriz Lina Morgan.  Por su excepcional trayectoria profesional y por su profundo conocimiento de lo que deseaba el público, Lina Morgan supo ganarse el cariño inmenso de los espectadores, que la adoptaron como una cómica patrimonio sentimental del pueblo español. 

Lina Morgan recibió el VI premio nacional de teatro Pepe Isbert, que concede esta asociación, en marzo de 2001 en el auditorio municipal de Albacete, ya que por entonces el Teatro Circo de esa ciudad, sede de los premios, se encontraba en obras. Pero previamente la actriz quiso girar visita a las obras del coliseo teatral y circense de 1887, y contribuyó a sufragar la réplica del viejo telón, actuando esa noche junto a Tony Leblanc, presidente entonces de honor de Amithe, y recaudando tres mil euros en un abarrotado auditorio.

Aparte de su admiración al actor Pepe Isbert, Albacete formaba parte de su historia personal, por las muchas ferias en las que actuó en el viejo Teatro Circo con su compañía propia o la de revistas de Matías Colsada. Se da la anécdota que cuando entraron las maquinas a restaurar el coliseo, los operarios se encontraron intacto,  tras 15 años de abandono del teatro, un cartel de su última actuación en la Feria de 1984 junto al cómico Luis Cuenca. 

Fue tal la emoción por el premio Isbert recogido, que según contaba su gran amiga Amparo Rivelles, Lina Morgan colocó en el hall de entrada a su casa el busto del premio con la figura de Pepe Isbert, y cada mañana al salir se arrodillaba delante de él.