AMIGOS DE LOS TEATROS HISTÓRICOS DE ESPAÑA desde 1994
Menu

PASIÓN POR LOS TEATROS

Un teatro es una ventana abierta a la historia

Entrevistas

Tony Leblanc: Gracias a Albacete y al Premio Pepe Isbert, volví al cine

  • 03 Jul

Tony Leblanc cumple este lunes 90 años. El actor, que nació en la sala de tapices de Goya del Museo del Prado, recibe a Albacete en su casa de la localidad madrileña de Villaviciosa. El chalet se encuentra en la calle que lleva su nombre. "Creo que soy el único actor de España, que vive en su calle", asegura con cierta sorna castiza este legendario actor, interprete de más de 200 películas, ganador de dos premios goyas, protagonista de más de ochenta revistas, creador de varios personajes televisivos inolvidables como Kid Tarao o Cristobalito Gazmoño, y autor de composiciones tan conocidas como "Cántame un pasodoble español".

Su mujer, Isabel, con la que lleva casado más de sesenta años  y que le ha dado ocho hijos, son sus manos, piernas y pies. Tony Leblanc sufrió a finales de los años setenta un dramático accidente de coche que le tuvo gravísimo y con un coste de 32 posteriores operaciones. "Fue cerca de Albacete, a la altura de Mota del Cuervo, en la vieja carretera Madrid-Alicante. Un conductor suicida casi nos arranca la vida a Isabel y a mí. Todo lo que soy se lo debo a Isabel. Ella ha estado grave recientemente, pero felizmente se va recuperando".

La especial relación con Albacete, AMITE y el Teatro Circo sale a los cinco minutos de la entrevista. "Nunca olvidaré lo que supuso recibir el Premio Nacional de Teatro Pepe Isbert en Albacete. Entonces estaba fuera de juego. Ahi están las imagenes de mi estado cuando recibí de manos de Berlanga y Concha Velasco, el goya de honor. Pero me llamó Javier López-Galiacho y me dijo que los Amigos del Teatro Circo de Albacete, me habían concedido el II Premio Nacional de Teatro Pepe Isbert, el primero había sido para mi gran amigo José Luis López Vázquez. Lo primero que se me pasó por la cabeza, es cómo me habían podido localizar pues mi nombre es José Ignacio Fernández Sánchez y de esos hay cinco mil en Madrid. También me vinieron muchos recuerdos del Circo de Albacete, así lo llamábamos en la profesión, y especialmente de tantas Ferias de Albacete que hice con revistas".

Corría el año 1997 y Tony Leblanc recibió en el salón de la Diputación, pues las obras del Teatro Circo no habían aún comenzado, el II Premio Pepe Isbert de manos de Maria Isbert. El actor sigue recordando al minuto aquel sábado de abril. "Vine de Madrid en coche, me trajo Pedro Sarrión y su mujer, el pobre falleció, qué buena gente eran los dos. Recuerdo especialmente a Javier Galiacho, con quien sigo teniendo una estrechísima amistad, Antonio Herreros, y a Antonio Piñero, llevándome a la puerta del viejo Teatro Circo, cerrado, con la persiana de metal echada. Me acordaba hasta dónde estaba la cafeteria, a la derecha del hall, o los camerinos principales a ras del escenario. En eso llega un chaval de unos 14 años en bici y me suelta, "qué tal Tony". Me dí cuenta entonces que estaba vivo, que no se habían olvidado de mí. Cómo se dió cuenta mi admirado Santiago Segura que vió el reportaje del premio de Albacete en un programa pionero del corazón, como era "Qué me dices", presentado por Belinda Washington. Vinieron a Albacete desde la cadena T5, lo dieron ese lunes después de comer, y Santi, que lo estaba viendo, me llamó para ofrecerme el papel del padre de Torrente, por el que gané un goya al mejor secundario y de ahí se hicieron tres películas más , todas un completo éxito".

No para de sonar el teléfono en casa de Tony Leblanc. Varias peticiones de entrevistas o una llamada desde el protocolo de la Comunidad de Madrid para la entrega por Esperanza Aguirre de la Gran Cruz del 2 de Mayo. "A mí lo que más me gusta es el premio del cariño del público, como el de Albacete. Luego volví tres años después a entregarle en el Auditorio a Lina Morgan el VI Premio Pepe Isbert, recuerdo abrirme paso entre enormes muestra de afecto. Me gustaría volver al nuevo Teatro Circo como presidente de honor que soy de Amigos de los Teatros de España. La labor realizada por esta Asociación es impresionante. Tengo su medalla de oro. Se lo he prometido a Javier Galiacho y volveré. A Albacete le debo mucho. El Teatro Circo es una joya mundial y estoy orgulloso de haber hecho algo por él".

Tony Leblanc, quizá el actor vivo más completo del espectáculo en España, no piensa en la retirada. "Un actor muere encima de un escenario o de un plató, y yo pienso hacerlo. Ideas no me faltan. Pero ahora sólo pido salud para mí y los míos. Lo que venga está en manos de Dios".

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
aaron
excenia

Entrar or Registrarse